Monica Oganes & Associates
Blog
Cómo tener conversaciones difíciles

January 30th, 2020

Anoche tuve la satisfacción de dar una charla sobre “Conversaciones Difíciles” para un equipo de líderes de mi iglesia Vous Church. Primeramente les comento que es para mi un honor servir con líderes voluntarios que tienen tanto talento y deseo de servir al prójimo a través de los diferentes ministerios sobre desarrollo personal, matrimonio y parejas, finanzas, adicción y muchos más.

Vivimos en una sociedad donde la comunicación emocional no es forjada desde temprano. No se nos enseña a expresarnos y cuando tenemos una situación difícil que resolver con otra persona, podemos sentir ansiedad porque no estamos acostumbrados a las confrontaciones. Esto causa que no digamos las cosas o nos comuniquemos de una manera poco productiva, lo que puede resultar en quebrar una relación con alguna persona. O a veces tenemos que enfrentar un comportamiento no apropiado con alguien de nuestro círculo y no podemos hacerlo porque no estamos acostumbrados a tener conversaciones difíciles. Aquí les dejo algunas sugerencias.

  1. Ambas personas necesitan sentirse seguras en la conversación. Empezar con un propósito común puede lograr que la otra persona pueda hablar sobre sus pensamientos y emociones con seguridad. Por ejemplo, “Ambos queremos lo mejor para la comunidad/oficina/hogar, podríamos hablar sobre….?”
  2. Se específico y objetivo en el mensaje que quieres abordar. A veces hablamos ambiguamente, pero esto no resuelve mucho. Asegúrate de no asignar intención al comportamiento de la otra persona. Por ejemplo, “He notado que en las últimas semanas has hecho comentarios negativos acerca de nuestro grupo y pareciera que no está reuniendo tus expectativas”. En lugar de “Siempre hablas mal del grupo y nada te gusta”.
  3. Describe el impacto del problema en ti, en otras personas, en tu organización/trabajo/hogar. “Los comentarios negativos pueden incomodar al grupo y crear descontento”.

Para que una comunicación sea efectiva, debemos utilizar destrezas que logren que nosotros mismos escuchemos más a la otra persona, antes que pidamos que nos escuchen a nosotros. Debemos comunicarnos con una mente abierta, ya que la explicación de la otra persona pueda que cambie nuestra opinión. Recordemos de no asignar intención a nada. Aquí algunas destrezas de comunicación efectivas:

  1. Escucha empáticamente. Nunca sabes lo que la otra persona ha pasado ni qué vulnerabilidades tiene. La empatía profunda requiere que escuchemos a la otra persona auténticamente, sin sesgo propio, y asegurándonos que estamos entendiendo bien al identificar las emociones de la otra persona. Por ejemplo, si alguien te está contando de un incidente de atento de robo con los hechos tú puedes reflejar las emociones que “escuchas” cuando te cuenta lo sucedido. “Estabas aterrorizada” en contestación a la historia del robo logra que la persona se sienta escuchada. Refleja las emociones y no solo los hechos. Otorga un breve resumen ligando los hechos principales con las emociones.
  2. Valida ambos puntos de vista. Es importante que escuches profundamente a la otra persona, pero también son válidas tus emociones. Expresa lo que escuchas sobre la otra persona y expresa tus propias emociones. No busques que alguien tenga la razón o eches la culpa a nadie porque ambos han tenido emociones y es mejor reconocerlas. Por ejemplo, “Te sentiste defraudada cuando te retiraste y yo me sentí ignorada cuando no te vi”.
  3. Utiliza mensajes “yo” para expresar lo que quieres decir en lugar de “tu” para evitar que la persona se sienta atacada y se ponga a la defensiva. “Tu siempre hablas mál de todos” es percibido como un ataque. “Yo me siento incómoda cuando escucho hablar mal de las personas” te da a ti la responsabilidad de la conversación y se presta a buscar soluciones.

En algunos casos es aconsejable pedirle a la persona volver a hablar del tema en algún momento, talvez en algunas semanas, para ver el progreso. Si todo va mejor, pueden celebrar los logros. Si las cosas no han mejorado, utiliza las destrezas para seguir tratando de resolver el problema.

Hacer cambios no es fácil y tenemos que tener compasión cuando establezcamos una conversación difícil, ya que cada uno avanza y crece a su tiempo. Para este propósito es imperativo que tengamos conciencia propia sobre nuestras propias reacciones emocionales, ya que todos nosotros somos el conjunto de experiencias que han moldeado nuestra mente y debemos observar nuestras propias reacciones a las adversidades que se presentan para poder mejorar día a día. Si te interesa mejorar las relaciones interpersonales empieza siendo una mejor versión de ti misma.

La psicóloga Doctora Monica Oganes tiene oficinas en Miami y Orlando. En su amplia carrera en las áreas de psicología escolar y neuropsicología, se ha dedicado a trabajar con niños y familias, y también a desarrollar líderes a través de la inteligencia emocional. La pueden seguir en todas sus redes @DrMonicaOganes

« Previous Entries Next Entries »

© 2012 Monica Oganes & Associates